Restricciones de acceso

 
 

Además de proteger las zonas de surf, es esencial proteger el acceso a la costa para el público. Dicho acceso es crucial para el surf y otras actividades recreativas. A menudo, el acceso público a la costa está codificado en constituciones y códigos regulatorios nacionales o estatales. Por ejemplo, la Sección 4 del Artículo 10 de la Constitución de California garantiza el derecho de acceso público a las zonas marinas y aguas navegables, incluidos puertos y playas. La Ley de Protección Costera del estado afirma además el derecho a dicho acceso y describe los objetivos de maximizar el acceso público a la costa junto con oportunidades recreativas para el público en las zonas costeras. Según la Ley, la Comisión Costera de California tiene la responsabilidad de llevar a cabo estos objetivos, incluso garantizando que cualquier desarrollo cercano admita dicho acceso. Sin embargo, en la práctica el acceso costero no siempre se respeta ni se hace cumplir. Particularmente cuando el desarrollo privado surge cerca de la costa, a menudo ocurre que el acceso público se ve impedido debido a la negligencia de medidas suficientes para garantizar dicho acceso en la construcción o esfuerzos para limitar y monetizar dicho acceso.

 

1 CASOS DE ESTUDIO

 

1.1 SAN MATEO, CALIFORNIA

Durante las últimas décadas, la Surfrider Foundation ha declarado numerosas victorias en la defensa de los derechos de acceso público a las playas de California. En 2016, la organización se resistió a la entrada de puertas privadas no autorizadas que bloqueaba el acceso a la playa en Strands Beach en Dana Point. Sin embargo, quizás lo más significativo fue que la organización defendió con éxito el acceso público en el condado de San Mateo en un caso que surgió en 2010 conocido como Surfrider Foundation v. Martins Beach I y II, LLC , cuando se cerraron las puertas de la playa y se instaló seguridad y se cambiaron las señales para excluir permanentemente al público por el deseo de un rico propietario privado que había comprado el terreno que rodea la playa. Surfrider defendió a los surfistas que fueron arrestados por presuntos actos de invasión en la playa privatizada, invocando disposiciones de acceso público en la Ley de Costas de California. Después de presentar originalmente una demanda en virtud de la ley en 2013 y posteriormente ganar en un tribunal de primera instancia en 2014, así como en un tribunal federal en 2017, Surfrider logró una victoria histórica cuando la Corte Suprema falló a su favor en 2018 y desestimó la última oportunidad de apelación a disposición del propietario del inmueble. La victoria estableció un poderoso precedente para el acceso a las playas públicas en California y proporciona un excelente ejemplo de activismo organizacional y ciudadano exitoso para proteger dicho acceso.

 

2. TOMAR ACCIÓN

● Identifica la normativa relacionada con bienes públicos y espacios públicos como las playas.

● Consulta accesibilidad a playas y mar con las autoridades municipales.

● Pregunta al municipio si existe una zonificación de la zona costera aprobada localmente.

● Investiga si es posible defender derechos fundamentales vinculados al acceso a espacios y bienes públicos.

 

3. UNIRSE A LA CAMPAÑA

Encuentra más información y participa en una de las numerosas campañas activas de Surfrider para el acceso a las playas en todo Estados Unidos. Hay una lista de estas campañas aquí: https://www.surfrider.org/campaigns?theme=Beach+Access .