Industrias extractivas

 
 

Las industrias extractivas plantean amenazas inmensas y variadas para las zonas de surf y las zonas marinas costeras en general. Estas industrias incluyen, en primer lugar, la industria del petróleo y el gas. La infraestructura de combustibles fósiles pone en peligro tanto el acceso seguro a las zonas costeras como la calidad del agua en estas zonas. Otra industria extractiva notable es la minería, que incluye dañinas operaciones de dragado. Más específicamente, la minería en aguas profundas es un proceso de extracción de minerales y metales del fondo marino, que puede dañar y perturbar los ecosistemas ecológicos con consecuencias de gran alcance. Durante la última década, las propuestas de minería de los fondos marinos han inspirado resistencia y activismo por parte de surfistas, ambientalistas y miembros de comunidades de todo el mundo, desde Cornualles hasta Nueva Zelanda. Aunque por el momento la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos ha retrasado la aprobación de proyectos de minería en aguas profundas, no ha impuesto ninguna prohibición permanente. Mientras la Fundación Surfrider califica la minería de los fondos marinos como “la próxima gran amenaza para el océano” en medio de una mayor demanda de minerales y metales marinos, impulsada por una mayor demanda de tecnologías de transición energética, la comunidad del surf debe permanecer alerta ante la creciente amenaza que representa dicha minería. Ahora 23 países (incluidos Fiji, Costa Rica y, más recientemente, el Reino Unido) han pedido una moratoria o una pausa preventiva sobre la minería en los fondos marinos, pero muchos otros países (incluidos México, Perú y Estados Unidos) no lo han pedido.

 

1 CASOS DE ESTUDIO

 

1.1 LOBITOS, PERÚ

En el distrito de Lobitos de la región de Piura en Perú, las olas se han visto amenazadas por la construcción de pozos y plataformas petroleras en el mar cerca de la rompiente. Con esta construcción se ha producido la presencia de tuberías de gas de petróleo a lo largo de la playa, lo que no sólo ha impedido el acceso a la playa, sino que también ha hecho que dicho acceso sea peligroso, donde los surfistas y otros bañistas pueden encontrar trozos de tubería, y el riesgo de contaminación debido a posibles fugas de petróleo. lo que podría hacer que dichas aguas sean tóxicas, poniendo en peligro tanto a las personas como a la vida marina. Afortunadamente, la campaña Hazla por tu Ola ha obtenido con éxito protecciones legales para las olas de Lobitos, pero este ejemplo refleja los peligros generalizados de la actividad de la industria cercana de combustibles fósiles para las olas en todo el mundo.

 

1.2 TARANAKI BIGHT DEL SUR, NUEVA ZELANDA

Surfistas, ambientalistas, pescadores y pueblos indígenas locales se han unido para resistir la minería de los fondos marinos en Nueva Zelanda, incluso mediante la formación de grupos comunitarios como Kiwis Against Seabed Mining. En 2017, estas partes interesadas dieron testimonio en contra de una propuesta para extraer mineral de hierro en alta mar en la costa oeste del país, donde se encuentra el punto crucial de biodiversidad de South Taranaki Bight, dadas las consecuencias ambientales desconocidas y potencialmente desastrosas. En 2021, lo que representó una importante victoria para los grupos ambientalistas, la Corte Suprema de Nueva Zelanda falló en contra del permiso de la compañía Trans Tasman Resources para explotar South Taranaki Bight, lo que habría implicado excavar 50 millones de toneladas de lecho marino anualmente durante un período de 35 años. Aproximadamente un año después, en octubre de 2022, el gobierno de Nueva Zelanda anunció su apoyo a una moratoria sobre la minería en aguas profundas en aguas internacionales, en espera del desarrollo de regulaciones ambientales sólidas para dicha minería. Por lo tanto, por ahora la costa de Nueva Zelanda permanece protegida. No obstante, el gobierno podría cambiar su posición en el futuro, especialmente porque sólo ha pedido una moratoria temporal y el liderazgo político puede cambiar con cada ciclo electoral.

 

 

2. TOMAR ACCIÓN

● Pide que su gobierno nacional se una a la coalición de países que piden una moratoria o una pausa preventiva sobre la minería en aguas profundas a nivel internacional, así como la implementación de políticas nacionales que restrinjan las actividades mineras en los fondos marinos.

● Mantente alerta ante cualquier minería en el fondo marino cerca de usted y asegúrese de que se lleven a cabo estudios completos de impacto ambiental donde se propongan o desarrollen dichos proyectos.

● Involúcrate con organizaciones o capítulos de organizaciones que se están enfrentando a esta amenaza con respecto a las olas para surfear, como Surfrider Foundation, Greenpeace y Sustainable Ocean Alliance.

 

3. UNIRSE A LA CAMPAÑA

Firme esta petición internacional de Greenpeace para detener la minería en aguas profundas: https://www.greenpeace.org/international/act/stop-deep-sea-mining/ .